La magia de la música

No sé qué tiene la música. De todos los estudios que se hacen, debe haber alguno que cuente qué provoca que un sonido te ponga la piel de gallina, la mente llena de recuerdos y el estomago de mariposas.

A veces se trata de lo que cuenta, que sin remedio te recuerda aquel día tan especial compartiendo un café, o la noche que acabó llena de alcohol y vacía de recuerdos. Dicen que hay al menos un lugar y una persona para cada canción.

Lazy Park Piano café

Lo más peculiar es cuando no importa la letra, cuando tan sólo el sonido te levanta del asiento y te pone a bailar. Y no hace falta ser un profesional para deshacerse en la pista, aunque confieso que yo también tengo esa amiga que lo hace con más gracia que cualquiera de las demás.

Vete tu a saber si por cuatro acordes visita tu memoria un viejo conocido al que llevas años sin ver, o la imagen de aquel del que perdiste la pista. A menudo me sucede, que no puedo evitar sonreír con una canción. Que le pongo nombre y apellidos, y si me apuras fotografía.

Lo más curioso es lo de la música de Disney, que me devuelve a los diez años de un plumazo y alguna nota. Que sigue haciéndome reír a carcajadas o llorar como una tonta. Que me demuestra que a veces la madurez se vende en los Kioscos y se pierde en el sofá, y me recuerda que en “un mundo ideal” “nunca del trabajo hay que abusar”, que “hoy igual que ayer, pero nunca igual” y por eso “Hakuna matata” (que por si no lo sabías es una expresión que existe de verdad). Pero sobre todo que hay gente para la que “el tiempo pasará, lo nuestro no morirá, lo vas a ver, es mejor saber que hay un amigo en mí”.

Disney nevado

Por elegir algo de este arte que se escribe, se lee, se toca, se canta, se baila, se piensa y se vive, elijo su magia, que hace maravillosos hasta los momentos más tristes. Que acompaña a cualquier hora. En el bolsillo o rompiendo los tímpanos en un altavoz. Que mueve sentimientos y personas. Artistas que se cuelan por el oído y llegan hasta el corazón. Sabinas, Rosanas y Alejandros. Anónimos, internacionales, en el metro o la habitación. Supera fronteras, generaciones, la barrera del idioma, la muerte y cualquier civilización. Clásicos, modernos, Pop, Flamenco y Rock and Roll.

Música China Fuzhou

Que tendrá la música, que nos hace de banda sonora de la vida. Que viajando al fin de mundo sigue sonando una guitarra, un piano, una bandurria o un tambor. Que conquista corazones cuando la cantan los mariachis y los tunos. Que vayas donde vayas siempre hay sonando, aunque sea en tu cabeza, una canción.

Anuncios

6 comentarios en “La magia de la música

  1. ¡Hola Wonky ! no te conozco, pero se coló tu blog por casualidad.
    Me gusta muchísimo la foto de cabecera del artículo.
    Una sala vacía, donde un piano de cola observa cómo cae la lluvia sobre las calles.
    ¡Qué acogedor! Si hubiera estado ahí, me hubiera puesto a tocar el piano, para la lluvia.
    Saludos

    Me gusta

    1. Muchas gracias María, el lugar es increíble. Estaba prácticamente vacío, sólo había otra persona más, fumando, pero fumando de una manera que nunca he visto, no se despegaba el cigarrillo de los labios. La imagen era muy peculiar. En cuanto al piano, creo que nunca nadie lo toca, pero hubo una época en la que yo también me habría puesto a ello. Muchas gracias por tu comentario. Esa foto también significa mucho para mi. Un besito.

      Me gusta

Para el tiempo y cuéntame

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s