Donde acaba el amor y empieza el olvido

No me atrevo a confesarte

que mis días están llenos de nuevo,

que ya no sufro soñando que nunca te fuiste,

ni que vuelves,

a buscarme.

 

Podría contarte

que presumo de cicatrices,

que ahora digo sin dolor que contigo fui feliz,

que sólo una vez cada mil sonrisas recordándonos

cae una lágrima de hielo en mi estómago,

y te echo de menos.

 

Te diría

que cuando eso pasa,

no me pregunto qué hubiese sido

en otro mundo de alternativas,

como si hubiese lugar para un después.

 

No pretendo reducirnos a un error,

ya no invento un nosotros póstumo: fuimos suficiente.

 

Tengo intactos los recuerdos,

cuando quiero vuelo sobre ellos.

Allí hay paz.

Allí sigues siendo tú.

 

Y si fuese capaz te diría

que cuando me encuentro algún trozo de ti,

camino sobre nuestra historia como si nunca se hubiese roto.

Es perfecta,

sin finales de cuento,

y ya no hace daño.

 

Pero no te digo todo esto,

por si me respondes

que tú también me has olvidado.

Porque entonces, mi amor,

no habrás entendido nada.

Serás un terremoto,

y yo,

tan sólo seré polvo.

 

 

Helena Gamboa

 

 

Anuncios

Para el tiempo y cuéntame

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s